El sistema educativo Waldorf en las escuelas desarrolla la creatividad de los niños, no es impositivo y trata de que los adultos del mañana hagan aquello que sea excatamente lo que les guste y para lo que han nacido, desarrollándose dones de nacimiento que taren todos los niños consigo pero que la sociedad quema o amedrenta o anula.

El sistema Waldorf, un sistema basado en la elección personal que habría que estudiar, podría aplicarse total o parcialmente en las escuelas para los futuros adultos del mañana, que trabajarían con gusto y sin esfuerzo para aquello en lo que nacieron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *